27
Ene
2020
0
parroquianos de la barberia

PARROQUIANOS DE LA BARBERÍA

PARROQUIANOS DE LA BARBERÍA

parroquianos de la barberia

Estos días llueve y hace mal tiempo, pero a nuestra parroquia más insigne esto no le preocupa.

Muchos de nuestros clientes más veteranos ya lo eran, antes de nacer yo que ya tengo ocho lustros.

Se hicieron clientes con mi padre, y mi padre estuvo allí para arreglarlos en días significativos de su vida:

El día de su boda, bautizos, comuniones… Compartiendo anécdotas que darían para escribir un libro, y creciendo y envejeciendo juntos.

 

De niño yo ayudaba ya en la barbería

 

Barría el suelo, cepillaba ropa, daba jabón y mirando y escuchando siempre con atención y sólo interviniendo si me daban pie a ello.

Llegado el momento de empuñar la navaja por primera vez (los barberos aprendíamos a afeitar antes que a cortar el pelo) todos con mayor o menor ironía depositaron su confianza y cuellos en mí sabiendo que un aprendiz necesita practicar para labrarse un futuro en su oficio.

 

Hoy en día, y con mi padre jubilado ya hace unos años, siguen viniendo y a lo largo de todo este tiempo se han sumado sus hijos y nietos.

 

 

A otros voy a su casa fielmente a arreglarlos, ya que por motivos de salud no pueden desplazarse a la barbería y allí mismo me cuentan historias maravillosas de tiempos pasados que no quiero que se pierdan y que algún día me gustaría recopilar por escrito; otros han fallecido, aunque el tiempo no los ha olvidado y su recuerdo siempre vivirá en mí.

Compañer@s barber@s cuando entre un “jubilao” a vuestra barbería, aunque sea cascarrabias, dedicad un tiempo a hablar con él, que os cuente anécdotas de su vida, su opinión de la actualidad, lo que sea… pero mantened una conversación con ellos; os sorprenderá todo lo que tienen que decir y compartir con vosotr@s.

 

Cuidemos a nuestros PARROQUIANOS DE LA BARBERÍA.

 

Recordad que una barbería es mucho más que un lugar para que te corten el pelo. También es un espacio de reunión, un foro abierto al diálogo sobre cualquier tema, desde lo terrenal y mundano a lo divino y trascendental, momentos únicos para conocer personas de todo tipo y con ellas las historias que les acompañan.

Parece que ha dejado de llover (tarde de coger caracoles dice un señor desde su silla) y con ello vuelvo al pie del cañón a hacer lo que mejor se me da.

 

BARBERÍA COLOMINA

Leave a Reply

× Reserva por WhatsApp